24 Pero el rey le respondió a Arauna:
—No, sino que insisto en comprarla; no le presentaré ofrendas quemadas al Señor
mi Dios que no me hayan costado nada.
De modo que David le pagó cincuenta piezas de plata
por el campo de trillar y por los bueyes.