1 Traslado del arca a Jerusalén
Entonces David volvió a reunir a las tropas más selectas de Israel, un total de treinta mil.
2 Y las llevó a Baala de Judá
para traer de regreso el arca de Dios, que lleva el nombre del Señor
de los Ejércitos Celestiales,
quien está entronizado entre los querubines.
3 Así que pusieron el arca de Dios en una carreta nueva y la retiraron de la casa de Abinadab, que estaba en una colina. Al salir de la casa, Uza y Ahío, hijos de Abinadab, guiaban la carreta
4 que cargaba el arca de Dios. Ahío caminaba delante del arca.
5 David y todo el pueblo de Israel celebraban ante el Señor
, entonando canciones
y tocando todo tipo de instrumentos musicales: liras, arpas, panderetas, castañuelas y címbalos.
6 Cuando llegaron al campo de trillar de Nacón, los bueyes tropezaron, y Uza extendió la mano para sujetar el arca de Dios.
7 Entonces se encendió el enojo del Señor
contra Uza, y Dios lo hirió de muerte debido a lo que hizo.
Así fue como Uza murió allí mismo junto al arca de Dios.
8 Entonces David se enojó porque la ira de Dios se había desatado contra Uza y llamó a ese lugar Fares-uza (que significa «desatarse contra Uza»), nombre que conserva hasta el día de hoy.
9 Ahora David tenía miedo del Señor
y preguntó: «¿Cómo podré regresar el arca del Señor
para que esté bajo mi cuidado?».
10 Por lo tanto, David decidió no trasladar el arca de Dios a la Ciudad de David, sino que la llevó a la casa de Obed-edom, en Gat.
11 El arca del Señor
permaneció en la casa de Obed-edom por tres meses, y el Señor
bendijo a Obed-edom y a los de su casa.
12 Entonces le dijeron al rey David: «El Señor
ha bendecido a los de la casa de Obed-edom y a todo lo que tiene a causa del arca de Dios». Luego David fue y llevó el arca de Dios de la casa de Obed-edom a la Ciudad de David con gran celebración.
13 Cuando los hombres que llevaban el arca del Señor
dieron apenas seis pasos, David sacrificó un toro y un ternero engordado.
14 Y David danzó ante el Señor
con todas sus fuerzas, vestido con una vestidura sacerdotal.
15 David y todo el pueblo trasladaron el arca del Señor
entre gritos de alegría y toques de cuernos de carnero.
16 Mical desprecia a David
Entonces, cuando el arca del Señor
entraba a la Ciudad de David, Mical, hija de Saúl, se asomó por la ventana. Cuando vio que el rey David saltaba y danzaba ante el Señor
, se llenó de desprecio hacia él.
17 Así que trasladaron el arca y la colocaron en su lugar dentro de la carpa especial que David le había preparado. David sacrificó al Señor
ofrendas quemadas y ofrendas de paz.
18 Cuando terminó de ofrecer los sacrificios, David bendijo al pueblo en el nombre del Señor
de los Ejércitos Celestiales.
19 Después repartió a todos los israelitas que estaban allí reunidos, tanto hombres como mujeres, una hogaza de pan, un pastel de dátiles
y un pastel de pasas de uva. Luego todos regresaron a su casa.
20 Cuando David regresó a su hogar para bendecir a su propia familia, Mical, la hija de Saúl, salió a su encuentro y le dijo indignada:
—¡Qué distinguido se veía hoy el rey de Israel, exhibiéndose descaradamente delante de las sirvientas tal como lo haría cualquier persona vulgar!
21 David le replicó a Mical:
—¡Estaba danzando delante del Señor
, quien me eligió por encima de tu padre y de su familia! Él me designó como el líder de Israel, el pueblo del Señor
, y de este modo celebro delante de él.
22 ¡Así es, y estoy dispuesto a quedar en ridículo e incluso a ser humillado ante mis propios ojos! Pero esas sirvientas que mencionaste, ¡de seguro seguirán pensando que soy distinguido!
23 Y Mical, la hija de Saúl, nunca tuvo hijos en toda su vida.