16 Tu casa y tu reino continuarán para siempre delante de mí,
y tu trono estará seguro para siempre”».