2 el rey mandó llamar al profeta Natán.
—Mira —le dijo David—, yo vivo en un hermoso palacio de cedro,
¡mientras que el arca de Dios está allá afuera en una carpa!