2 Entonces mandó llamar a Siba, un hombre que había sido uno de los siervos de Saúl.
—¿Eres tú Siba? —le preguntó el rey.
—Sí, señor, lo soy —contestó Siba.