20 Así es, el día del Señor
será oscuro y sin remedio,
sin un rayo de alegría ni esperanza.