4 Ahora bien, esto es lo que el Señor
dice a la familia de Israel:
«¡Vuelvan a buscarme y vivan!