8 El Señor
Soberano ha jurado por su propio nombre y esto es lo que dice el Señor
de los Ejércitos Celestiales:
«Desprecio la arrogancia de Israel
y odio sus fortalezas.
Entregaré esta ciudad
a sus enemigos junto con todo lo que hay en ella».