2 Dio un fuerte grito:
«¡Ha caído Babilonia, cayó esa gran ciudad!
Se ha convertido en una casa para los demonios.
Es una guarida para todo espíritu inmundo
,
un nido para todo buitre repugnante
y una cueva para todo animal
sucio y espantoso.