24 La sangre de los profetas y del pueblo santo de Dios corrió en tus calles,
junto con la sangre de gente masacrada por todo el mundo».