16 pero ya que eres tibio, ni frío ni caliente, ¡te escupiré de mi boca!