20 Hijos, obedezcan siempre a sus padres, porque eso agrada al Señor.