10 En ese momento, una mano me tocó y, aún temblando, me levantó y me puso sobre las manos y las rodillas.