2 Cuando recibí esta visión, yo, Daniel, había estado de luto durante tres semanas enteras.