24 Así que Dios envió esa mano para escribir el mensaje.