9 Así que el rey se asustó aún más y se puso pálido. Sus nobles también estaban perturbados.