9 Observé mientras colocaban unos tronos en su lugar,
y el Anciano
se sentó a juzgar.
Su ropa era blanca como la nieve,
su cabello se parecía a la lana más pura.
Se sentó sobre un trono ardiente
con ruedas en llamas;