4 Oré al Señor
mi Dios y le confesé:
«¡Oh Señor
, tú eres un Dios grande y temible! Siempre cumples tu pacto y tus promesas de amor inagotable con los que te aman y obedecen tus mandatos;