25 Cortaron algunos frutos y los trajeron; luego nos informaron lo siguiente: “La tierra que el Señor
nuestro Dios nos ha dado es en verdad una muy buena tierra”.