10 »En cuanto a mí, yo me quedé en el monte y en la presencia del Señor
durante cuarenta días y cuarenta noches como lo había hecho la primera vez. Y nuevamente el Señor
escuchó mis ruegos y accedió a no destruirlos a ustedes.