2 Ten en cuenta que no dirijo estas palabras a tus hijos, los cuales nunca conocieron la disciplina del Señor
tu Dios, ni vieron su grandeza, ni su mano fuerte, ni su brazo poderoso.