17 Que nadie guarde nada del botín que fue separado para ser destruido. Entonces el Señor
alejará de ti su enojo feroz y te tratará con misericordia. Tendrá compasión de ti y te convertirá en una nación numerosa, tal como lo juró a tus antepasados.