12 Cualquiera que tenga la arrogancia de rechazar el veredicto de un juez o de un sacerdote que representa al Señor
tu Dios tendrá que morir. De esa manera limpiarás la maldad que hay en Israel.