2 No tendrán tierra propia entre los israelitas. El propio Señor
es su preciada posesión, tal como les prometió.