21 También eran fuertes, altos y numerosos como los anaceos. Pero el Señor
destruyó a los refaítas para que los amonitas se apoderaran de la tierra de ellos.