23 el cuerpo no debe quedar allí colgado toda la noche. Habrá que enterrarlo ese mismo día, porque todo el que ha sido colgado
es maldito a los ojos de Dios. De esa manera, evitarás que se contamine la tierra que el Señor
tu Dios te da como preciada posesión.