18 Para cumplir con un juramento, no lleves a la casa del Señor
tu Dios ninguna ofrenda que provenga de la ganancia de un hombre
o de una mujer que se haya prostituido, pues ambos son detestables al Señor
tu Dios.