18 “Maldito todo el que desvíe a un ciego de su camino”.
Y todo el pueblo responderá: “¡Amén!”.