48 servirás a los enemigos que el Señor
enviará contra ti. Pasarás hambre y sed, andarás desnudo y carente de todo. El Señor
te pondrá sobre el cuello un yugo de hierro que te oprimirá severamente hasta destruirte.