40 Ahora levanto mi mano al cielo
y declaro: ‘Tan cierto como que yo vivo,