2 «El Señor
vino desde el monte Sinaí
y se nos
apareció en el monte Seir;
resplandeció desde el monte Parán
y llegó desde Meriba-cades
con llamas de fuego en la mano derecha.