25 Que los cerrojos de tus puertas sean de hierro y de bronce,
que vivas protegido todos los días de tu vida».