10 Nunca más hubo en Israel otro profeta como Moisés, a quien el Señor
conocía cara a cara.