3 El Señor
no hizo ese pacto con nuestros antepasados sino con nosotros, los que vivimos hoy.