21 No escuches conversaciones ajenas a escondidas: podrías escuchar que tu siervo te maldice.