2 «Honra a tu padre y a tu madre». Ese es el primer mandamiento que contiene una promesa: