11 Con alabanza y agradecimiento entonaron el siguiente canto al Señor
:
«¡Él es tan bueno!
¡Su fiel amor por Israel permanece para siempre!».
Luego todo el pueblo dio un fuerte grito, alabando al Señor
, porque se habían echado los cimientos del templo del Señor
.