32 Así que llegamos a salvo a Jerusalén, donde descansamos tres días.