9 Si al rey le agrada, emita un decreto para destruirlos, y yo donaré diez mil bolsas
grandes de plata a los administradores del imperio para que los depositen en la tesorería del reino.