20 Pero el Señor
nuevamente endureció el corazón del faraón, por lo cual no dejó salir al pueblo.