22 El Señor
nunca quitó de su lugar, delante de ellos, la columna de nube ni la columna de fuego.