24 Pero poco antes del amanecer, el Señor
miró al ejército egipcio desde la columna de fuego y de nube, y causó gran confusión en sus fuerzas de combate.