31 Cuando el pueblo de Israel vio el gran poder que el Señor
había desatado contra los egipcios, se llenaron de temor reverente delante de él. Entonces pusieron su fe en el Señor
y en su siervo Moisés.