42 »Estas ofrendas quemadas deberás presentarlas cada día, de generación en generación. Ofrécelas en presencia del Señor
, a la entrada del tabernáculo; allí me encontraré contigo y te hablaré.