18 Cuando el Señor
terminó de hablar con Moisés en el monte Sinaí, le dio las dos tablas de piedra grabadas con las condiciones del pacto,
escritas por el dedo de Dios.