16 Estas tablas eran obra de Dios; cada palabra estaba escrita por Dios mismo.