8 Al instante Moisés se postró hasta el suelo y adoró.