24 El pueblo contribuyó con ofrendas especiales de oro, que sumaron un total de novecientos noventa y cuatro kilos,
calculado según el peso del siclo del santuario. Este oro se usó en todo el tabernáculo.