27 Para construir las cien bases para los soportes de las paredes del santuario y los postes que sostenían la cortina interior se necesitaron tres mil cuatrocientos kilos de plata, es decir, unos treinta y cuatro kilos por cada base.