7 —Ahora vuelve a meter la mano dentro de tu manto —le dijo el Señor
.
Así que Moisés metió la mano de nuevo, y cuando la sacó, estaba tan sana como el resto de su cuerpo.